¿Cuál es el material más común que no puede reciclarse?

BasuraEn el reciclaje, los detalles cuentan.

La mayoría  utiliza una regla general simple y bota cualquier cosa hecha de metal, vidrio, plástico, papel o cartón dentro del trasto del reciclaje. Pero hay muchas excepciones a esta regla, muchas de ellas muy sorprendentes.

Los directorios telefónicos parecieran estar destinados al reciclaje, pero para cuando el libro cumple un año la tinta amarilla no puede removerse y puede contaminar un lote completo, así que los molinos de papel no los aceptan.

El papel de envolver regalos también tiene demasiados pigmentos, y con frecuencia contiene aluminio o plástico difícil de separar.

Los envases de jugos de cartón tiene un recubrimiento de cera que tampoco pueden ser eliminados. Los bombillos contienen demasiados materiales, lo que hace que su reciclaje no sea efectivo, y las latas de aerosol pueden contener restos de gas propelente que hace demasiado peligroso derretirlas.

Incluso entre los contenedores plásticos, los únicos que tiene sentido reciclar económicamente son los de leche y las botellas de bebidas. Los plásticos de virtualmente todos los demás empaques son o muy costosos de clasificar y procesar, o no lo suficientemente valiosos.

A veces son aceptados en el trasto del reciclaje, aunque después sean seleccionados a mano y llevados a los rellenos sanitarios de todas formas.

Pero probablemente el empaque más común que no puede reciclarse es el de las papas fritas. La capa de aluminio que las mantiene frescas no puede separarse, y el aceite vegetal que contiene el producto contamina el plástico de todas maneras.

Presos de alta seguridad en Puerto Rico, crean pujante cooperativa

Hoy dia, cuando estos hombres, con las medidas de seguridad casi invisibles para el ojo del público, salen a pintar escuelas públicas en verano (como parte de las acciones de responsabilidad social cooperativista) , o a participar de asambleas de otras cooperativas (de personas en libertad), casi nadie se da cuenta de su singular condición de presidiarios

10001407677484jpg.jpg

Foto: José Rafael Sosa/Lymariel Nieves, joven cooperativista que ha ayudado a crear la Cooperativa Arigos, con prisioneros de alta seguridad del recinto Bayamo.

SAN JUAN, Puerto Rico (José Rafael Sosa/Servicio Especial).-Lymarie Nieves, al ser conocida, deja el convencimiento del empuje que tiene una persona cuando se aferra a un ideal, socialmente beneficioso.  Nadie se puede imaginar una mujer inteligente y hermosa cuyo trabajo es con 35 presos (confinados)  en una prisión de alta seguridad en Puerto Rico,  hombres con condenas muy largas, por hechos muy graves,  en el afán de consolidar una cooperativa , que ha representado para ellos una liberación esencial, quien sabe si mucho más significativa que la de la ausencia de rejas físicas.

Hoy dia, cuando estos hombres, con las medidas de seguridad casi invisibles para el ojo del público, salen a pintar escuelas públicas en verano (como parte de las acciones de responsabilidad social cooperativista) ,  o a participar de asambleas de otras cooperativas (de personas en libertad), casi nadie se da cuenta de su singular condición de presidiarios.

Lymarie Nieves  vive y respira cooperativismo. Es directora de Mercadeo y Relaciones Públicas en Sagrada Familia Cooperativa y de  la Cooperativa Candel Coop. Y en función de ese rol, a  sus manos llegó  en 2007, por medio de la Cooperativa Candel, una carta  de siete confinados en Guayama 945. Eran hombres con buena actitud para las artesanías y el trabajo productivo. Leyeron sobre cooperativismo y les interesó crear la primera cooperativa en América, construida por gente en prisión. Le  encargaron a Lymarie  ayudar a formar esa empresa de capital social y solidario.

La joven dirigente cooperativista reveló la fundación y existencia de esta cooperativa tan singular, en una ponencia presentada ante el I Seminario Regional de Juventudes de las Américas, montado por la Alianza Cooperativa Internacional (ACI-Américas), en evento efectuado en el Hotel Cooperativista CoopMarena, de Juan Dolio, San Pedro de Macorís.

Lymarie entra a la prisión de Alta Seguridad  en el 2008, para el proceso de educación continua y colaboración voluntaria, con más miedo que vergüenza y a petición del presidente de su Cooperativa base, condicionada por la imagen pre-establecida de un condenado a altas penas por delitos graves. Le contaron que esos confinados eran peligrosos, que podrían secuestrarla para usarla como rehén. No resultó ser así. Su  primer contacto con los confinados, contrario de lo que esperaba, fue dulcemente  agradable.

Problemas legales

Pero había una situación legal por resolver: el Artículo 14 de la Ley sobre Cooperativas, prohíbe  la integración a personas con antecedentes penales. Y estos hombres no solo tenían antecedentes: estaban cumpliendo largas penas, hasta de 509 años, tras las rejas.

Para poder fundar la cooperativa, hubo que reformar la Ley General de Sociedades Cooperativas de Puerto Rico que rige estas organizaciones, gracias a que en 2003, la gobernadora Sila María Calderón, recibió una solicitud de estos confinados  para que se modificara la ley que impedía a quienes tienen antecedentes penales integrarse a una entidad de este tipo. Ella accedió y la enmienda quedó con un condicionante:

Artículo 14.0: “Podrán ser miembros de la Junta y del Comité de Supervisión, los socios que cumplan los siguientes requisitos:

No hayan sido convictos por delito grave o menos grave que impliquen: fraude, abuso de confianza y depravación moral; se exime de la aplicación de este inciso a los socios de las cooperativas de confinados siempre que un oficial debidamente autorizado por la Administración de Corrección, certifique que el confinado se encuentra en un programa de la Institución y demuestra claros indicios de rehabilitación para asumir el puesto”…

Fundadores de la Cooperativa:

Santos Villarán, Presidente; Héctor Quiñones, vicepresidente; Alexies Martínez , secretario; Jorge Estrada , sub secretario y Pedro Cordero, tesorero. Al principio eran solo siete los confinados interesados. Hoy son 35 los involucrados en el proceso.

La producción

La Cooperativa ARIGOS, inició su producción  con la confección de carteras, correas, sombreros y sandalias de cuero; barcos, estatuas talladas con los Tres Reyes Magos y del Quijote y Sancho Panza, obra que les impactó mucho al leerla.

Hoy día los confinados tienen una producción agrícola  en un vivero que ofrece en venta: ajíes, berenjena, piña y pimientos, que cosechan en un vivero que les cedió la Administración de Corrección hace dos años. Además operan ‘car wash’ una vez al mes,  en el estacionamiento del mencionado complejo penal de Guayama, donde brindan servicio a los empleados del mismo.

Como nuevo proyecto se encuentran en desarrollo de un hidropónico de lechuga y cilantrillo para venta comercial. Están elaborando nuevas propuestas para proveer servicios de cafetería al complejo correccional. Este proyecto está en proceso de presentación a la Administración. También para proveer servicios de casas de brinco para las actividades internas de los confinados. Otro proyecto será una repostería para suplir el pan a la Administración de Corrección y para la venta de actividades con el comercio.

Ganancias

Para crear la Cooperativa Arigos, un nombre tomado de los indígenas tainos,  hasta transformarla en una pujante empresa social que produce miles de dólares con sus ventas, hubo primero que vencer un obstáculo legal

La ganancia de la Cooperativa ha fluctuado entre $10 mil a $12 mil anuales en los últimos tres años, pues depende de las ventas.
Alexander del Valle, presidente, de la Junta de Directores, entiende que también es una herramienta de rehabilitación, que sirve para recobrar el sentido de responsabilidad.

De lo que producen: el 15 % va a un fondo común intocable individualmente para los requerimientos de la empresa cooperativa, un 10% lo toma la administración de la cárcel para asumir los gastos operacionales; y el resto le queda al recluso que ha prestado el servicio o elaborado la pieza artesanal.

Lo cierto es que la ponencia de Lymarie Nieves resultó toda una revelación por las características únicas de su novedad. Ya se ha formado una cooperativa de mujeres confinadas “Taínas Coop” que sigue los mismos pasos.

Baja reincidencia

Los integrantes de la Cooperativa ARIGOS tienen un bajo nivel de reincidencia. Han pasado por ella 100 confinados. Sólo dos integrantes han tenido retorno a la cárcel y uno de ellos está nuevamente sirviendo positivamente a la libre comunidad. El proceso de autogestión les permite la inclusión a la sociedad como autogestores. Por lo tanto, tienen en su poder una herramienta poderosa para trabajar como artesanos y no verse en la obligación de retornar a cosas ilícitas.

*Entre los integrantes de la primera Junta, hay jóvenes que están en la libre comunidad fungiendo como: psicólogo, trabajadores sociales, promotores artesanales, artesanos, administradores de empresas, escritores, estudiantes universitarios, entre otros.

Testimonios

“Como confinado primeramente me ha dado la oportunidad de desarrollarme como individuo, la oportunidad de poder servir a otros, transformar destrezas básicas de vida y la oportunidad de interactuar con modelos a seguir del movimiento. Como persona desertora escolar, quien en algún momento no tenía dirección, el modelo cooperativista me ha desarrollado liderazgo al punto de poder fungir como vicepresidente de una cooperativa. A través de esta escuela de vida, he adquirido responsabilidad, compromiso y herramientas para la autogestión. Me ha dado la oportunidad de desarrollar mis habilidades de aprender y crecer a nivel empresarial. Como ser humano he desarrollado la capacidad de trabajar en equipo, dirigirme al buen servicio al cliente, trato cortés con el prójimo y el atreverme a pensar en la posibilidad de expansión de nuevos servicios”. Ángel L. Reyes vicepresidente de la Cooperativa Arigos.  Lleva 21 años confinado y 6 años  de ellos como parte de su Junta de Directores.

 

 

Cuando se trata de gestionar residuos sólidos y materiales, lo primero que debes hacer es plantearte el objetivo de generar un mínimo de residuos y enfocarte en el aprovechamiento de los mismos como co-productos tanto como sea posible.

Si aún existen desechos, sustancias, materiales u objetos que debes o quieres eliminar considera estos 3 conceptos fundamentales a continuación.

P – Peligrosidad

La gestión adecuada de los residuos sólidos de una industria o servicio depende de su peligrosidad. Por esta razón es el primer concepto clave para diseñar un buen plan que permita gestionar estos residuos adecuadamente.

La peligrosidad es la característica intrínseca de una u otra sustancia por la cual puede ocasionar daños a la salud humana y el ambiente.

Estas características son por ejemplo:

  • Inflamabilidad
  • Corrosividad
  • Reactividad
  • Carcinogenicidad
  • Mutagenicidad
  • Toxicidad

Entre otras y se miden o evalúan de diferentes formas.

El concepto de característica intrínseca implica que la peligrosidad no depende de la cantidad o forma de manejo de la sustancia, es una característica ya dada.

A modo de ejemplo, el tolueno o el cianuro son sustancias peligrosas por sí mismas. A veces hay especies de un compuesto que son peligrosas y otras que no lo son. Este es el caso de los metales pesados. Los mismos son considerados no peligrososen su estado metálico aunque sí en sus formas iónicas. (Pensar en el plomo metálico de una plomada y en el plomo en forma de alguna sal contaminando un suelo y liberando iones Pb+2).

E – Exposición

Hemos hablado de “sustancias peligrosas” que no es lo mismo que “residuos peligrosos”.

Las sustancias peligrosas son las que, cuando se hallan en determinada proporción, le confieren peligrosidad a los residuos que las contienen o a los productos de su tratamiento (por ejemplo: Incineración). Este es el concepto clave para la clasificación en residuos en peligrosos o no peligrosos.

Pero, ¿qué determina estas proporciones?

El  ciclo de gestión de un residuo presenta diferentes momentos:

  1. Identificación
  2. Clasificación
  3. Almacenamiento
  4. Acondicionamiento
  5. Transporte
  6. Tratamiento
  7. y Disposición Final

En cada una de las 7 etapas, las personas y/o el ambiente estarán en contacto por un tiempo dado a cierta cantidad (dosis)de las sustancias peligrosas contenidas en el residuo o los productos de su tratamiento. A esto se le denomina exposición y varía con el tipo de residuo siendo diferente para distintas formas de gestión.

Por tal razón, existen criterios permanentes de clasificación asociados a la protección de la salud humana durante el manejo general del residuo como: porcentaje de sustancias toxicas, inflamabilidad  y otros a considerar dependiendo del tratamiento del residuo o disposición final (por ejemplo, concentración lixiviación de metales pesados si el residuo va a un relleno, concentración total de compuestos precursores de emisiones atmosféricas contaminantes como Cl2 o metales pesados si el residuo se incinera).

En la sección Marco Legal de nuestra Web (http://www.ecotech.com.uy/marco-legal/ ) hallarás en las tablas 6, 7 y 8 valores máximos admitidos por DINAMA  para la disposición final, la incineración o el uso como mejorador de suelos de los residuos.

R – Riesgo

Finalmente, un buen plan debe procurar establecer  las pautas de gestión de las distintas categorías de residuos para que se minimicen los riesgos asociados al manejo de los mismos en todas las etapas del proceso.

El concepto de riesgo engloba todo lo que hemos hablado anteriormente y podemos visualizarlo de esta forma:

 

Estos conceptos creemos son importantes más allá de tablas o decretos para no perder el sentido de la función preventivaen relación a la salud y el ambiente del cual nos responsabilizamos al encarar un Plan de Gestión de Residuos Sólidos.

 

riesgo-peligrosidad-exposición

GUALBERTO TRELLES. Director y fundador de Laboratorio Ambiental Ecotech Ing. Químico, Master of Science en Suelos Contaminados UDELAR. Vicepresidente de Asociación de Ingenieros Químicos

La limpieza estará segura durante 'Festival Deportivo de Mujer'

Luis Santamaría habla de la colaboración que darán las entidades de reciclaje al Festival Deportivo de Mujer.

Reserva la fecha

Celebramos el inicio del MANEJO AMBIENTAL DE LOS DESECHOS SÓLIDOS en el FESTIVAL DEPORTIVO DE MUJER con el apoyo de colaboradores liderado por TETRAPAK.

Ecologia

“Un pequeño arañazo o mancha en la piel de una manzana, por ejemplo, es razón suficiente para que el supermercado no la quiera comprar, por lo que los agricultores se deshacen de ella”

Cerca del 30 % de la fruta y hortalizas que se producen en Europa termina en la basura por ser “fea”, a pesar de ser de buena calidad y óptima para el consumo, indica Soares en una entrevista con Efe

Fea por fuera hermosa por dentro, Lisboa, el desperdicio de frutas y el ambiente

Lisboa (EFE).- Los agricultores portugueses tiran cada año toneladas de fruta a la basura por razones meramente estéticas, una práctica que combate una cooperativa llamada “Fruta Feia” (Fruta Fea) creada por un grupo de jóvenes en Lisboa.

“Un pequeño arañazo o mancha en la piel de una manzana, por ejemplo, es razón suficiente para que el supermercado no la quiera comprar, por lo que los agricultores se deshacen de ella”, explica Isabel Soares, creadora de “Fruta Feia”.

Cerca del 30 % de la fruta y hortalizas que se producen en Europa termina en la basura por ser “fea”, a pesar de ser de buena calidad y óptima para el consumo, indica Soares en una entrevista con Efe.

En este sentido, “Fruta Feia” ha conseguido que en sólo ocho semanas cientos de lisboetas consuman unas 7 toneladas de naranjas, boniatos, lechugas y puerros “feos” que, de otro modo, habrían acabado en el vertedero.

“Queremos que no se despilfarre comida, que las personas puedan comprar fruta a un precio más asequible y que los agricultores puedan vender una parte de su producción que hasta ahora solo les generaba pérdidas”, explica Soares, de 31 años e ingeniera de Medioambiente.

Ahora mismo la cooperativa reparte unos 500 kilos de frutas y hortalizas a sus 150 socios, entre los que hay personas de distintos perfiles sociales como gente mayor, jóvenes, solteros o desempleados que luego la distribuyen entre familiares y amigos.

“Tenemos sólo 150 socios pero en realidad llegamos a muchas más personas”, aclara la joven portuguesa.

Todos los lunes por la mañana, Soares y dos compañeros conducen una vieja furgoneta amarilla y recorren las afueras de Lisboa para comprar la fruta y hortalizas que los agricultores no han podido vender a los supermercados.

“Acordamos una cantidad que ambos consideramos justo por debajo del valor de mercado y luego la vendemos a nuestros socios a un precio reducido”, explica.

Sobre las dos de la tarde llegan a un centro cultural en el céntrico barrio lisboeta de Intendente para dar paso a la siguiente fase del proyecto: descargar los alimentos y distribuirlos en cestas, actividad para la que cuentan con la ayuda de voluntarios.

Una de las voluntarias es Silvia Aguilar, una madrileña estudiante de Erasmus en Lisboa que acude a este centro porque le parece una iniciativa “muy bonita” y asegura que le gustaría que existiera algo así en España.

Silvia y otros cuatro voluntarios separan las frutas y hortalizas en dos tipos de cesta: una de 4 kilos (que cuesta 3,5 euros), pensada para parejas, y otra de 8 kilos (con un precio de 7 euros) que está destinada a familias.

A partir de las cinco es cuando comienzan a llegar los primeros socios a recogerlas.

“Yo no como la fruta porque sea bonita o sea fea, sino porque está buena y ésta es muy fresca porque está recién traída de los productores”, comenta Joao, un socio de la cooperativa que acude por cuarta vez.

“Le he dado fruta fea a probar a mis amigos y les encanta”, dice Teresa Guerreiro, una portuguesa de 56 años que acude acompañada de su marido.

Los alimentos que traen cambian cada semana, ya que depende de la temporada de cultivo y de lo que hayan producido los agricultores.

“Es un proyecto muy divertido porque no sé qué voy a comer esta semana hasta que vengo aquí”, declara Patricia Campo, una española que reside en Lisboa desde hace tres años.

Para poner en marcha el proyecto, Soares ganó en 2013 un premio de la Fundación Gulbenkian, dotado con 15.000 euros y realizó además una campaña de “crowdfunding” (financiación colectiva) con la que consiguió otros 5.000 euros.

Con ese dinero, más la cuota que cobran a los socios, “Fruta Feia” cubre los gastos de producción, es decir, gasolina, infraestructura, comprar la fruta y el sueldo de Soares.

Uno de los objetivos más importantes de la cooperativa es cambiar la mentalidad de los consumidores, puesto que sólo así conseguirán que las grandes superficies levanten el veto a los alimentos “feos”.

El siguiente paso es abrir otro punto de entrega en marzo en Lisboa para poder aumentar su capacidad de distribución, limitada ahora en 150 personas, y poder proveer alimentos a las 320 personas que están en lista de espera para ser socios de la cooperativa.

“Aspiramos a crear una red por todo Portugal con el fin de que deje de existir fruta fea o bonita y se empiece a juzgar el producto por su calidad en vez de por su aspecto”, sentencia Soares. EFE

COOPERATIVA DE RECICLAJE SE CONVIERTE EN LA EDITORIAL MAS COLORIDA DEL MUNDO


 

Miriam Merlo, de 26 años, se dedicaba hace algunos años al reciclaje de basura, pero siguió un camino distinto. En 2006, mientras tiraba de su carro por las calles del populoso barrio de La Boca, se encontró con una particular editorial sin fines de lucro, fundada en 2003 por el escritor Washington Cucurto y el artista Javier Barilaro.

Detrás de los ventanales decorados de la oficina de ‘Eloisa Cartonera’, la ‘editorial más colorida del mundo’, hay pilas de papeles, numerosas cajas de cartón tiradas, litros de pegamento y tinta. En la calle Brandsen al 647, los ex cartoneros se juntan con los artistas y escritores, y juntos imprimen sus obras con lo que ha sido tirado a la basura el día anterior.

Teniendo como base el papel recuperado, esta cooperativa se dedica a imprimir de manera artesanal obras de autores latinoamericanos que luego se venden en las grandes librerías de la ciudad. Un ejemplar cuesta alrededor de 4 dólares, mientras que libros similares de otras editoriales cuestan unos 20 o 30.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/16815-El-tesoro-callejero-ayuda-a-cartoneros-a-sobrevivir

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores